Desplazar para descubrir  

Tributo

El objetivo de Tributo es que tu equipo se haga con el control de las ofrendas que se diseminan por el mapa. Poco después de que empiece el juego, las ofrendas empezarán a diseminarse por el campo de batalla. Los jugadores deberán recogerlas, llevarlas a su base y ponerlas a salvo en uno de sus 3 altares. Cada altar concederá una bendición distinta al equipo que consiga asegurar la ofrenda:

  • Bendición del vindicador: Concede a todo el equipo un potenciador de ataque, así como un potenciador de velocidad cuando transporta una ofrenda y una interacción más rápida cuando la roba.
  • Bendición del guardián: Concede a todo el equipo una pequeña regeneración de escudo; además, ralentiza la interacción del enemigo cuando intenta robar la ofrenda de tu equipo.
  • Bendición del oráculo: Aumenta la percepción de todo el equipo mostrando la posición del portador de la ofrenda y el conjunto del equipo enemigo en el radar, así como en el mundo del juego.

Los jugadores pueden robar las ofrendas de los altares del equipo enemigo en cualquier momento. Si golpeas a un oponente cargado con una ofrenda, esta se le caerá.

Ganará la partida el equipo que controle las 3 ofrendas o tenga más ofrendas que el equipo enemigo cuando se acabe el tiempo.