Scroll to Discover  

Guardia

Desde las fortalezas de los acantilados se pueden vigilar grandes áreas a campo abierto además de lanzar lluvias letales causadas por catapultas y ballestas de asedio.

Fueron construidas en los acantilados que permitían valiosas vistas estratégicas a campo abierto. Proporcionan una defensa pesada con un motor de aluvión de asedio. Una fortaleza cuenta con un perímetro exterior en donde se encuentra la mayor parte de las defensas de la estructura, y un perímetro interior, en donde operan varias ballestas de asedio y catapultas.