Scroll to Discover  

The Gauntlet

Un par de masivos cráneos de piedra se alzan para dar la bienvenida, o para advertir, a aquellos que buscan ingresar a la capital vikinga. Situada en lo alto de una colina, la capital está protegida por una protección defensiva, construida por guerreros experimentados para evitar que los atacantes consigan llegar hasta su preciado refugio.

Son pocos los que han conseguido llegar a la ciudadela vikinga, pero nadie ha podido salir de ahí.